MongoRally1

Hay aventuras que pueden resultar un infierno, una locura… y aventuras que simplemente pueden parecer una estupidez y terminar convirtiéndose en el gran viaje de tu vida. El Mongol Rally tiene un poco de todo eso. Probablemente es una de las aventuras “organizadas” y benéficas más divertidas e intensas que se celebran anualmente en nuestro planeta, con la venia del Dakar. Cada año, la empresa británica The Adventurist -creadores del Mongol Rally que este año cumplió una década de existencia- reúne a más de 300 vehículos dispuestos a cubrir los más de 10.000 kilómetros que separan Europa de Ulán Bator, la capital de Mongolia.

Javier_Sobremazas

Javier Sobremazas ha sido uno de esos “locos” que un buen día reservaron mes y medio en su agenda y decidieron pasar a formar parte del elenco de pilotos que han logrado terminar esta carrera al más puro estilo de los autos locos. Nació en Cantabria, estudió informática y estuvo trabajando inmerso entre ordenadores durante varios años hasta que hace poco más de 3 años decidió reenfocar su carrera a lo que realmente le gustaba: la fotografía y el cine. Este mochilero, que se acaba de mudar a Madrid tras vivir unos años en Reino Unido donde, entre otras empresas trabajó para la BBC, se gana ahora la vida “haciendo vídeos musicales, algún documental…” y por el momento no se ha planteado -afirma con ironía- “filmar porno”. Nos reunimos en un bar céntrico de la capital española con Javier para charlar sobre su experiencia en la edición 2012 de este rally de aventura del que este realizador cántabro se trajo un documental bajo el brazo y que próximamente podrás ver en Mochileros TV en 4 episodios apasionantes. ¡Estáte atento!

¿Cómo surge la idea de hacer el Mongol Rally?

Pues no fue mía, la verdad. Yo estaba viviendo en Inglaterra cuando aquello y mi amigo Bas (Alejandro Basanta) me comentó que un conocido suyo se lo estaba planteando. Era un tal Obre (Ángel Obregón), y al final logró convencernos para participar con él.

¿Cómo os organizábais durante el viaje? ¿imagino que la convivencia fue un reto más en este largo viaje?

Habíamos oído historias muy malas del Mongol Rally: parejas rotas, peleas, participantes que abandonan el equipo tras una discusión… La verdad es que son 24 horas al día juntos durante más de un mes, y eso a veces crea roce. Nosotros íbamos mentalizados y nos los tomamos con tranquilidad. Alguna discusión sí que hubo, pero nada importante. En cuanto a la organización: casi todos los días se dividían en conducir por la mañana unas 6 horas (cada día le tocaba a uno), visitar algún sitio y buscar un buen lugar para acampar. Al principio nos costó adaptarnos a la rutina, pero al cabo de unos días estábamos perfectamente organizados y la tienda ya casi se montaba sola. Aparte, yo tenía que filmar, así que a veces me escaqueaba un poco de las tareas.

MongoRally2

La verdad es que cada día pasan muchas cosas y ves sitios increíbles. Por ejemplo, el contacto con la gente de cada país es algo especial que no se puede “cuantificar” Sería muy frío contarlo todo en una lista, ya que el Rally lo veíamos como una misión: Llevar el coche hasta Ulan Bator para que sea subastado con fines benéficos.

Para alguien que no tenga ni idea de qué es el Mongol Rally, ¿qué cosas destacarías de esta aventura?

Pues al parecer fue creado por un par de amigos que intentaron hacerlo hace 10 años por su cuenta. Aunque no llegaron hasta Mongolia, decidieron, desde entonces, crear un evento anual para que cualquier inconsciente o trastornado tenga la oportunidad de intentarlo. Cada año las reglas cambian un poco, pero en general consiste en conducir un coche totalmente inapropiado desde Europa hasta Mongolia. Una vez allí, el coche se subasta y el dinero recaudado se destina a una ONG. A parte, también hay que donar unos 1000€ a otra ONG, la cual pueden elegir los participantes. Normalmente la gente lleva pequeños utilitarios (nosotros llevamos un Clio), pero existe la posibilidad de ir en moto o vehículos especiales, como ambulancias, coches de bomberos, etc. No hay ruta fijada, no hay asistencia por parte de la organización y no gana el que primero llega. La organización se limita a organizar los fiestones de salida y llegada y a gestionar la subasta de los vehículos en Ulan Bator. La filosofía de rally es: divertirse, ver sitios increíbles, pasarlas canutas y ayudar a los más necesitados.

¿Cómo fue el momento más duro que recuerdas?

Para mí fue la primera diarrea. Ocurrió en Turquía y vino acompañada de fiebre y dolor en todo el cuerpo. No se podía reposar, había que seguir. La segunda diarrea pasó sin pena ni gloria.

¿Y el más divertido?

Ahora me río, pero en Turkmenistán queríamos ver el Cráter de Darwaza, que es un cráter inmenso en medio del desierto del que sale fuego de gas natural (lleva encendido más de 50 años). Pagamos a un tipo para que nos llevara hasta allí en un todo terreno. En medio de la noche, nos subió a un Range Rover y se adentró en las dunas. No se veía absolutamente nada, pero el tío llevaba puesto techno de los 90 a todo trapo, iba cortando inyección y le gustaba tirar de freno de mano. Nos perdimos varias veces hasta que, tras una duna, se vio un gran resplandor rojo. Era el cráter en frente nuestro. El tipo no frenaba. Yo gritaba como un cochinillo mientras le daba golpes en el brazo. Al final hizo un trompo y nos dejó a escasos metros de la pared vertical del cráter. Estamos vivos. Por alguna extraña razón los demás no se acojonaron tanto como yo, solo se reían de mí por ser un miedica… Nunca lo entenderé.

DATOS DE LA AVENTURA

  • 45 días de viaje
  • Más de 16.000 kms
  • 18 países
  • 2 pinchazos (Sí, solo 2)
  • 1 Amortiguador reventado
  • 3 talleres
  • 4 diarreas
  • Incontables sobornos (o souvenirs, como lo suelen llamar)
  • Número indeterminado de botellas de vodka

Haz click si quieres SEGUIR LEYENDO la segunda parte de esta entrevista con Javier Mazas. Muy pronto os mostraremos un avance del trailer de nuestra serie MONGOL RALLY.

the author

Videoperiodista, documentalista y aventurero. Entre mayo de 2006 y junio de 2007 realizó uno de los grandes viajes de su vida: la ruta panamericana. De esta aventura nace el documental “La costura de América” que narra su viaje en solitario de 45.000 kilómetros, realizado íntegramente por tierra y más de 11 meses desde Prudhoe Bay (Alaska) hasta Bahía Lapataia en Tierra de Fuego (Argentina). Ha trabajado como corresponsal de la Agencia EFE en la India y realizado decenas de reportajes sobre turismo, cultura y sociedad para el canal de televisión español Telecinco. En enero de 2014 estuvo nominado en los Premios Goya con su cortometraje documental "La Alfombra Roja" rodado en un slum de India y que lleva acumuladas más de 130 selecciones en festivales de cine de todo el mundo. Consulta mi perfil en G+: Iosu López

Aquí los datos de tus comentarios están seguros (Política de Privacidad)

Responsable »Iosu López

Finalidad » moderar los comentarios y la comunidad

Legitimación » Su consentimiento

Destinatarios » tus datos los guardará Disqus, mi sistema de comentarios, que está acogido al acuerdo de seguridad EU-US Privacy.

Derechos » por supuesto tendrás derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.