Earth-Wide-Walk-vuelta-al-mundo-pie-Chile-Bolivia-2

Hola Mochileros. Os escribo desde Copacabana (Bolivia), una pequeña y linda población a orillas del lago Titicaca, el lago navegable a mayor altitud del planeta (más de 3800 metros sobre el nivel del mar) y a escasos kilómetros de la frontera con Perú, el que ya será mi país número 22 en esta Gran Caminata alrededor del mundo por la naturaleza y el planeta Tierra… se dice pronto.

Bien, la última crónica que os escribí fue sobre la travesía libre y salvaje por territorios australianos. El 21 de julio le decía así adiós a la tierra de los aborígenes, los canguros, las serpientes y las estrellas y ponía por primera vez mi pie en Santiago de Chile para comenzar el itinerario por el que ya es mi cuarto continente: América, que voy a recorrer de sur a norte hasta Estados Unidos. A la vista tenía uno de los retos más duros y en el que tenía puesta la mirada desde que salí de España, atravesar a pie y en solitario el desierto más árido del mundo: el desierto de Atacama.

Earth-Wide-Walk-vuelta-al-mundo-pie-Chile-Bolivia-8

Tras descansar apenas cuatro días en la capital de Chile, reanudaba la marcha hacia el norte. Unos primeros 700 kilómetros a través de la costa y poblaciones como Valparaíso, Viña del Mar, Coquimbo, La Serena… van entonando al caminante y familiarizándolo con este nuevo país. Chile es el primer país desde que salí de España en el que vuelvo a hablar español. Sin embargo, manejamos vocabulario diferente y he de aprender nuevas palabras, como las “prietas” (morcillas), “polola” (novia), “polerone” (jersey), “porotos” (judías)… el peligroso “terremoto”, bebida alcohólica preparada a base de vino blanco y helado de piña si no recuerdo mal, y su hermana pequeña la “réplica”.

Earth-Wide-Walk-vuelta-al-mundo-pie-Chile-Bolivia-4

La nueva moneda (1 euro = 750 pesos chilenos), lo cual no hace que Chile sea un país especialmente barato, las posadas de carretera en las que es posible almorzar y los frecuentes temblores de tierra: Chile está ubicado en zona sísmica, choque de las placas tectónicas continental y oceánica, por lo que temblores de grado 4 y 5 en la escala Richter son frecuentes y la población los tiene integrados como normales. No es raro ver carteles junto a la costa indicando las vías de evacuación en caso de tsunami. Un par de noches estaba yo durmiendo en mi tienda de campaña, tumbado sobre mi esterilla dentro del saco, y en mitad de la madrugada pude sentir cómo la tierra se movía debajo de mí, era como si a la tierra le rugieran las tripas, una sensación difícil de explicar, sin embargo yo poco podía hacer pues ya estaba al aire libre en mitad de la intemperie, no tenía nada de lo que protegerme, así que prácticamente lo integraba en sueños y seguía durmiendo.

Earth-Wide-Walk-vuelta-al-mundo-pie-Chile-Bolivia-11

A partir de Vallenar comienza el desierto propiamente dicho, unos 1400 kilómetros que resolví alternando tramos por la costa y tramos por el interior. Las principales dificultades a las que me enfrentaba son la fuerte radiación solar (en esta parte del globo la atmósfera no tiene ozono, a lo que se suma el hecho de que al avanzar desde el sur hacia el norte en el hemisferio sur el sol te pega de frente todo el día), las grandes oscilaciones térmicas entre el día y la noche (que en la zona interior del altiplano pueden oscilar entre los 50º de día y los -25º de noche), las largas distancias entre poblaciones y, por tanto, entre avituallamientos de agua y comida, y los grandes desniveles (a la ya conocida cordillera de los Andes hay que sumar otra cadena montañosa, la cordillera de la Costa que supera los 2000 metros de altitud y obliga a subir largas cuestas de hasta 30 kilómetros). Por la costa hay más avituallamientos y bella fauna (pelícanos, cormoranes, lobos marinos, delfines, pingüinos de Humboldt…) así como la temperatura es más suave, mientras que por el interior las condiciones son más duras y los cielos nocturnos son preciosos. Yo nunca había visto unos cielos tan estrellados como en el desierto de Atacama. Muestra de ello son la diversidad de observatorios que hay repartidos por la geografía chilena, entre los que destaca el del Paranal.

Earth-Wide-Walk-vuelta-al-mundo-pie-Chile-Bolivia-6

Gracias a todos los amigos que hice en Chile pude ir parando cada cierto tiempo en poblaciones como Coquimbo, Bahía Inglesa, Taltal, Iquique y Arica y descansar unos días de la difícil tarea de ir atravesando este desierto, así como de la fatiga acumulada que traía de Australia. En Iquique pude disfrutar de las fiestas patrias (las fiestas de la chilenidad, 18 de septiembre, en las que Chile celebra su independencia). En Arica me detuve tres días mientras que decidía qué hacer. Tenía dos opciones, la primera y “fácil”, seguir hacia el norte y entrar a Perú a través de Tacna. La segunda, difícil, desviarme hacia el este y entrar a Bolivia atravesando la cordillera de los Andes por un punto a casi 5000 metros de altitud… fue la opción que escogí. Un nuevo reto por delante y la oportunidad de conocer este rincón del planeta, así como de poder difundir más mi mensaje de cuidado de la naturaleza fueron las razones que me impulsaron a tomar esta decisión.

Earth-Wide-Walk-vuelta-al-mundo-pie-Chile-Bolivia-26

El 29 de septiembre abandonaba Arica y comenzaba la subida hacia el punto Chungará/Tambo Quemado, casi 200 kilómetros de ascensión, no acababa de salir de una y ya estaba metiéndome en otro gran reto, caminando y en solitario. En apenas un día y medio alcanzaba los 3100 metros de altitud en el pueblo de Mallku, donde habita la bonita familia de Alexis y Andrea. Al día siguiente, y casi sorprendido por la tormenta, alcanzaba la población indígena aymara de Putre, tras superar los 4000 metros de altitud. Mi cuerpo reaccionaba bien a la altitud, sin embargo, el cielo comenzaba a llenarse de unas sospechosas nubes negras que no me gustaban nada.

Earth-Wide-Walk-vuelta-al-mundo-pie-Chile-Bolivia-3

En el hemisferio sur las estaciones van al revés que en el norte, es decir, de junio a septiembre acá es invierno. Sin embargo, a partir de los 3000 metros de altitud y de noviembre a febrero se da lo que se denomina “invierno altiplánico”, con lluvias fuertes y constantes. Es por ello que yo decidí atravesar Bolivia en octubre. Sin embargo, todo parecía indicar que el invierno altiplánico se estaba adelantando, y las lluvias a 4000 metros de altura no tienen nada que ver con las de la costa. Tenía la sensación de estar adentrándome en la boca del lobo. Pero decidí seguir adelante en las condiciones que fuera y hacerles frente. Alcancé Chucuyo, a 4400 m.s.n.m el 4 de octubre y dormí frente a las bellas cumbres nevadas de los volcanes Pomerape y Parinacota. Al día siguiente atravesaba el parque natural del Lauca, reserva de la biosfera, y cruzaba la frontera con Bolivia a más de 4700 metros de altitud. Tras dos meses y medio recorriendo Chile, superando el desierto de Atacama y la cordillera de los Andes, me adentraba en Bolivia.

Pero eso es otra historia, y os la contaré en la próxima crónica.

the author

Malagueño de 32 años, diplomado en Publicidad y RR.PP por la Universidad Complutense de Madrid y Técnico en Medio Ambiente. En marzo de 2013 partió desde Madrid a dar la vuelta al mundo. Su proyecto Earth Wide Walk consiste en una vuelta al mundo a pie y en solitario que cruzará durante los próximos 5 años los cinco continentes (Europa, Asia, Australia, América y África), y que lleva asociado un mensaje de amor y respeto por la naturaleza y el planeta Tierra.

Aquí los datos de tus comentarios están seguros (Política de Privacidad)

Responsable »Iosu López

Finalidad » moderar los comentarios y la comunidad

Legitimación » Su consentimiento

Destinatarios » tus datos los guardará Disqus, mi sistema de comentarios, que está acogido al acuerdo de seguridad EU-US Privacy.

Derechos » por supuesto tendrás derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.